De sombreros.

por Sofia amanda

Un sombrero sobre puntillas, que cambia al atardecer, duerme entre pinceles, se quita la rutina entrando  en fase con el reloj. Toma rienda con visiones. Un sombrero sobre puntillas. Se saca la ropa y baila entre los espejos, sin más vergüenza que ayer.

Un sombrero que baila en puntillas. Sobre sus sueños un millón de cartas de recuerdos, sobre ellos un cálido atardecer  y en pie emprendía, y voló sobre puntillas. Choco sin previo aviso con tinta, duras puntillas.

El viento pegó sobre su sombrero, cruzo sus pensamientos y en un charco de memorias flotó sobre la tinta. Veía las letras que se guardaban sobre su cabeza y sobre puntillas recogía los recuerdos, y su sombrero.

El sombrero se perdió. Y las puntillas se rompieron. Se arrebataron con las dulces melodías de una mentira, de esas piadosas.Quedaron en maldad, nada sirve perdido y nada coopera estando quebrado.

Como alguien es capaz de despojar sueños – quien quiso perder mi sombrero -. Y de apoco las puntillas,  en un tiempo reducido, caían en pedazos. Buscó en los charcos donde la tinta se desborda, buscó en los acantilados donde el viento choca más fuerte, busco en los espejos, donde quizás, pueda ver lo que el resto no quiere ver.

Perdió su sombrero y sus puntillas se quebraron. Fue quizás ahí, donde el viento llevó un desquiciado sombrero hacia un papel en blanco y donde las puntillas aun rotas podían bailar. Era ahí donde el sombrero apareció digno, frente a un par de puntillas que nadie podrá borrar, en una función  de espejos, frente a mil acantilados, tomo su sombrero & sobre puntillas, comenzó a bailar.

♠.

Anuncios