Un lugar en especial.

por Sofia amanda

¿Por qué esta vez la tarde se calma sin tu  aroma?

Corrí por cada centímetro de nuestros caminos, no quería que la noche nos tomara por sorpresa, pero cada segundo me atormentaba aún más sin tus brazos.Me faltaba la última de las promesas, el último de los sueños, y no es hora de que te esfumes por completo. Tomé mis brazos, simulé tus tersos dedos, tus sutiles versos y continué mi camino sin descanso alguno.

Algún día apreciaré la estrechez de aquel lugar, pero hoy no, no hay tiempo, quiero tus palabras ahora mismo y aquí en este mismo lugar bajo el ventanal, rogarte perdón.

Yo besé tus labios, conozco tus defectos, prometí seguirte los pasos y las huellas, y siempre pertenecer a ti. Me aferro a tu corazón, te regalo mi alma para que de alguna manera me recuerdes, por tus sabanas, en aquel café de dos horas, en las canciones que entonábamos frente al ventanal. Puedes quedarte el resto de tiempo que quieras, así podré verte dormir y luego desaparecer como lo haces ahora, siendo más reconfortante  la historia.

Hoy no había tiempo de nada, porque tus luces ya no me pertenecen, tus despedidas ya no azotan mis vientos, no me quedó más nada. Quise, lo sabes, quise hacerlo pero no lo suficiente, te jure por mi nombre que trataría de buscar el cariño que faltaba, pero entre tanto descarte y tantas risas, la vida se perdió sin ti.

Termino el pasillo, y me quedaré aquí, sin peor dolor que aquello que no pude lograr, tan destrozado, recordando que tus palabras son más fuertes que mis ridículos papeles, mis ridículas cartas. Recordando las caricias que formaban tus melodías, tus delgados pasos y tu triste silueta que hoy extrañaré más que nunca.

Hoy quise correr por las orillas del ventanal, tropezar con alguna promesa olvidada en el suelo de mi vida, encontrar el perdón que no merezco, tocar tus manos en un último intento y procurar decirte adiós.

.-

Anuncios