Ya es costumbre.

por Sofia amanda

La abrazaste, la besaste, la quisiste y engañaste. La llevaste lejos de ese lugar para que los recuerdos no le pesen, creaste el olvido en ese pensar, la inundaste y la hiciste feliz.

La besaste como nadie más, la anhelaste, la llenaste de un sentimiento que veía muerto. La vi feliz y renovada, como si el pasado no le cargara como roca sobre su espalda, la hiciste volar y volver a cantar como lo hacia antes.

La hiciste bailar con la misma fuerza que había perdido, brillaba como siempre debió haber brillado, era lo que yo siempre soñé.

La quisiste, lo vi en sus dorados ojos que ahora la vida le espanta el brillo, la necesitaste como agua vital,  y le mentiste, como siempre lo sueles hacer con lo que es nuevo para  ti.

Tomaste su manos como de costumbre, le prometiste que estarías bien, que nada podía derrumbar lo que ahora estabas sintiendo, le gritaste a esa gente que de verdad ahora te levantarías para amar, pero la engañaste como de costumbre, y yo estuve ahí para darme cuenta de que ella se había equivocado al elegirte a ti.

Anuncios