¿Me extrañas?

por Sofia amanda

Ésta noche era distinta. Parecía que los minutos se empeñaban en ver el dolor, y tú quieto frente a aquella pantalla, como siempre tan cobarde y optimista, escribiendo mil mensajes a ojos cerrados,  mientras yo mataba el tiempo, uno de ellos me alcanzó.

Si- repetí, con una voz quebrada tratando de entender todos sus defectos – Cuando algo termina pareciera que el reloj detuviera sus pasos y acortara el flujo de la vida. Pareciera que la gente no se alienta esperando el triunfo y el mundo entero se muere en su propio esplendor.

Porqué Cuando algo se termina y llega puntual el anochecer, las flores se marchitan y el bosque se pierde en su silencio, entre tanto en la ciudad las miradas culpables se hacen cómplices de tus mentiras. Cuando algo termina, tus pasos vuelven a desviarse y tus ganas carnales de vivir te devuelven a las cantinas.

Cuando tú terminas el vicio de quererte me acompleja, el espejo ahí en frente se ve horrendo, el closet del costado se hace tan pequeño, mis uñas se desgastan y el maquillaje  parece no cumplir con su labor.

Si – dije aun más fuerte, y tu pregunta parecía cansar mis oídos – cuando tú terminas la vida se demora en retomar su ritmo pero estas letras vuelven gloriosas. Algo termina sin minutos, sin suspiros, sin sol, luna ni universo.

Eres tú el victorioso, tan lejano, viendo morir frente a tus ojos las flores, viendo el bosque silenciar.  Eres tú el que parece disfrutarlo, mientras yo recojo las hojas de la inseguridad.

Cuando eres tú el que termina, soy yo la que comienza. Y no hay espejos, no hay closet, no hay maquillaje ni uñas que cumplan labor, porque cuando tú terminas, mi vida también.-

 

 

Anuncios